17 agosto, 2014

Receta de helado de yogur con melocotón

Cuando pasamos el verano en el campo suele haber un día de la semana en el que mi madre va a Murcia a darle un repaso a la casa (y a mi hermano, que sigue por allí), hacer recados y compras varias. De pequeños era un día emocionante porque nos quedábamos solos (bajo la vigilancia de algún adulto de la familia) y mi madre volvía con alguna tontería para nosotros, por ejemplo alguna revista, cómics, etc.

Ahora que ya estoy crecidita es un día que aprovecho para cocinar y hornear a mi antojo, ver tranquilamente unas cuantas series o películas, nadar en la piscina o simplemente estar tranquila en casa. El martes pasado iba a ser una de esas jornadas, hasta que de repente empecé a sentirme mal. Y la cosa iba cada vez peor.

Yogurt peach ice cream


Pues sí, me puse malísima del estómago, me dolía tantísimo que me quedé varias horas hecha un ovillo en el sofá sin poder apenas moverme, con muchas náuseas y mareos. Menos mal que tenía el móvil a mano y pude avisar a mi madre de que volviera con drogas medicamentos (tras una buena lucha buscando cobertura malamente). Al final ella pudo avisar a su prima que estaba en la casa de al lado y vino a socorrerme como buenamente pudo.

No sé si fue un virus, algo que me sentó mal, el calor... pero tras sudar la fiebre, vaciar el estómago malamente y dormir a duras penas, al día siguiente me desperté débil pero mejor, y aunque me mantuve a dieta blanda me fui recuperando. Lo peor era que ese día venían mis suegros con el efo, que están en Denia, a visitarnos y a comer en la playa, y por poco se cancela. Como dijo mi tía, hay que ver lo poco que nos damos cuenta de lo afortunados que somos cuando estamos bien, no lo valoramos hasta que enfermamos o nos rompemos algo. Yo sé que al despertarme sin náuseas ni dolores me sentí la persona más feliz del mundo.

Yogurt peach ice cream


Justo el día antes de caer había preparado helado. Es bien sencillo y un poco improvisado, pero salió buenísimo. No es yogur helado, es helado de yogur, con nata sin lactosa y con melocotón que esta vez quise añadir a trocitos, no fundirlo con la propia masa del helado. Simple pero delicioso.

Receta de helado de yogur con melocotón
Ingredientes

- 200 ml de nata para montar (sin lactosa en mi caso)
- 30+60 g de azúcar
- 500 g de yogur natural
- azúcar vainillado o esencia de vainilla al gusto
- 1 pizquita de sal
- 1 chorrito de licor (ginebra en mi caso - opcional)
- 1 melocotón bien hermoso o 2 pequeños

Introducir en el congelador la nata, las varillas de la batidora y el cuenco, de cristal o metal, en el que vayamos a montarla unos minutos. Si está todo muy frío se monta muchísimo mejor, aunque hay que procurar que la nata no se congele, claro.

Montar la nata con los 30 g de azúcar hasta que esté bien esponjosa y firme. Reservar. Aparte batir el yogur, desechando el suero que podamos, con el resto del azúcar, vainilla al gusto y una pizca pequeña de sal. Incorporarlo a la nata y mezclar con movimientos envolventes.

Agregar el licor y el melocotón pelado y troceado en piezas pequeñas. Tapar y dejar enfriar en la nevera como mínimo un par de horas. Preparar el helado siguiendo las instrucción de la heladera.

Yogurt peach ice cream


PD. Tras días de calorazo hemos tenido un fin de semana más fresco y... ¡anoche por fin llovió! Fue algo estafa porque nos ha pillado en la cama, aunque por suerte me desperté y me quedé mirando el agua como una tonta. Lástima que durara tan poquito, pero algo es algo.

07 agosto, 2014

Receta de caponata (a mi manera) - Agosto y sus cosas

Saludicos a todos desde Murcia, más concretamente desde mi querido campo. Llegué finalmente sin problemas con mi tren hasta Alicante, donde me esperaba mi padre que casualmente ese día tenía que dejar en el aeropuerto cercano a una visita de trabajo. Lo malo es que tras probar la clase Preferente del AVE me va a costar volver a Turista de Altaria y Alvia, pero bueno, qué le vamos a hacer. No sé si llegaré a ver el AVE funcionando correctamente hasta Murcia, pero esa es otra historia...

Nuestra piscina comunitaria-familiar

Agosto por el momento transcurre tranquilo, caluroso pero apacible, con sus rutinas habituales aderezadas con algunas pequeñas novedades. Tenemos un montón de gatos viviendo alrededor de nuestra casa (parece que somos el albergue gatuno oficial), lo que genera algunos escándalos nocturnos, y me sorprende ver lo que han cambiando los hijos de mis primos en apenas sólo un año.

He desempolvado a mi vieja pero fiel bicicleta y también salgo a correr un poco entre campos de melones e invernaderos, a veces me remojo en la piscina y cocino y horneo cosillas para mis padres. Tener internet aquí la verdad es que es un alivio porque puedo trabajar un poquito también, y seguir cotilleando vuestras cocinas, aunque se supone que en verano hay que tomarse un descanso ;).

Los últimos capazos de la cosecha de este año

Hemos vuelto a tener una enooooorme cosecha de tomates, calabazas y berenjenas. Mi madre y sus primas ya prepararon las habituales conservas (MUCHÍSIMOS BOTES) y estamos agotando los recetarios de berenjena para aprovecharlas bien. Así que el otro día adapté un poco a mi manera la receta típica italiana de Caponata, que es una auténtica delicia y recomiendo a todo el mundo. Es un plato perfecto para el verano y para aprovechar estas fantásticas hortalizas de temporada.

Caponata

Receta de caponata siciliana (a mi manera)
Ingredientes para unas 4 raciones

- 3-4 berenjenas pequeñas
- 1 pimiento rojo
- 1 cebolleta
- 2 ramas de apio
- 3-4 tomates
- 1 puñado de piñones
- 1 lata de anchoas de buena calidad (importante)
- alcaparras y aceitunas al gusto
- vino blanco
- aceite de oliva virgen extra
- azúcar, pimienta negra y sal
[además se suele añadir vinagre pero yo no le puse]

Yo jamás pongo a reposar la berenjena con sal antes de cocinarla. Si es vuestra costumbre, adelante ;).
Preparamos los vegetales lavándolos bien y cortando en dados la berenjena y el pimiento, desechando las semillas, y picando fino el apio y la cebolleta.

Dorar la berenjena hasta que esté tierna, sin usar demasiado aceite. A mí mme gusta regarla con un chorro de vino blanco a mitad de la cocción. Retirar y reservar.

Añadir un poco más de aceite a la sartén y cocinar el apio, la cebolleta y el pimiento. Cuando empiecen a estar tiernos, añadir los tomates troceados. Salpimentar y añadir el azúcar, mezclando bien. Pasados uns 8-10 minutos, añadir los piñones, las alcaparras y las aceitunas troceadas. Cocinar todo unos 5 minutos más.

Agregar las anchoas troceadas y unir con las berenjenas en una fuente. Mezclar todo bien y dejar reposar antes de servir. Yo además añadí un poco de albahaca, orégano y tomillo, y lo dejamos alrededor de 1 hora a temperatura ambiente antes de servir.

Se puede preparar con antelación dejándolo tapado en la nevera, así se asientan mucho mejor los sabores. Imprescindible un buen pan al lado a la hora de comer.

30 julio, 2014

Receta de Pfannkuchen - Tarta-tortita al horno con frambuesas

¿Pero qué ha pasado con el mes de julio?
La verdad es que lo he tenido tan movidito que no sé si se me ha pasado volando o se me ha hecho largo, pero no tenía previsto dejar tantos días sin publicar nada por aquí. El verano me agota y cuando cae por fin la noche lo que menos me apetece es ponerme delante del ordenador. Así que hoy aprovecho el tiempo entre el desyuno y la última carrera matutina madrileña para dejaros una receta bien sencilla, aunque me temo que requiere encender el horno.

Pfannkuchen - Baked Pancake Cake

Podría contaros muchas cosas pero hoy tengo ganas de desahogarme un poco. Mañana jueves cojo un tren camino de Murcia para pasar allí el mes de agosto, pero hasta que no esté sentada en mi asiento no me creeré que realmente estaré en marcha. Y es que no sabéis la odisea que ha sido conseguir un billete válido para viajar.

Renfe cada vez ofrece un servicio peor. Modifican su página web y siempre que lo hacen me echo a temblar, porque jamás arreglan todos los fallos que cometen y siempre complican más el sistema. Yo no quería viajar en cambio de mes ni en fin de semana, pero las circunstancias me lo pusieron todo en contra. No os aburriré con los detalles pero al final acordé con mi padre ir en AVE (que me salía más barato en Preferente que un billete en turista a Murcia en Alvia) hasta Alicante, donde mi progenitor estará por cosas de trabajo.

Pfannkuchen - Baked Pancake Cake

Y justo ayer, de pura casualidad, escucho en las noticias matutinas que habrá huelga los días 31 y 1. Genial. En modo pánico corro a buscar información en la red, y tras descifrar el infinito documento en el que se detallan los servicios mínimo, mi tren no aparece. Mientras voy con el elfo de compras llamo por teléfono y tardo años en conseguir contactar con alguien. Con la gracia de que es un puñetero 902 y no me ponen en espera, sino que una grabación me animaba a "llamar más tarde".Cuando consigo contactar con una persona, un señor me dice que mi tren sí que va a salir, pero los datos que me da no me los creo (la hora de llegada era diferente a la de mi billete). Sigo intentando contactar y nada, vuelta a dejarme la factura del teléfono en un maldito contestador automático.

Pfannkuchen - Baked Pancake Cake

En fin... Una vez en casa comprobé que efectivamente, mi tren estaba afectado (quién sería el palurdo que me dijo lo contrario) y, después de más llamadas y follones varios, consigo cambiar el billete por un tren anterior, pagando la diferencia, que por supuesto pienso reclamar.
No me quiero meter con los huelguistas (me temo que los pobres no consiguen mucho con sus huelgas, porque hacen muchas a lo largo del año) pero el servicio de atención al cliente de Renfe y la utilidad de la página web es nefasta. Así que no me creeré que todo va bien hasta que tenga mi trasero sentado en mi asiento y vea el tren moverse.

Tras este rollo-desahogo, vamos con la receta. Desde que traje mi adorada skillet a casa sabía que quería hacer algo parecido, y al final adapté una receta de Pfannkuchen de un blog germano. Es una elaboración muy sencilla y ligerita: una especie de tarta fina a base de masa de tortita con fruta. Se cuaja en el horno, dejando la base más sólida, como una tortita, y la parte superior más cremosa. Yo elegí frambuesas, una fruta ácida, pero los más golosos preferirán otra fruta más dulce, o quizá necesiten agregar algo más de azúcar. A mí me gustó mucho este resultado y estaba muy rico tanto recién hecho, templado, como al día siguiente con el frío de la nevera.

Pfannkuchen - Baked Pancake Cake

Pfannkuchen - Tarta-tortita de frambuesas al horno
Receta adaptada de Raspberry Sue
Ingredientes para una skillet de 20 cm

- 120 g de harina de repostería
- 1/2 cucharadita de levadura química
- 1 pizquita de sal
- 2 cucharadas de azúcar moreno
- 2 huevos L
- 300 ml de leche de soja
- 150 g de frambuesas (usé congeladas)

Precalentar el horno a 200ºC y engrasar la skillet o el molde ligeramente. Si se usa fruta congelada, dejar que pierda el hielo sobre un colador con un poco de agua templada, o descongelar totalmente previamente.

Batir con batidora de varillas a velocidad baja los huevos y agregar la leche de soja, el azúcar y la sal. Tamizar encima la harina con la levadura y mezclar bien hasta conseguir una masa sin muchos grumos. Llenar la skillet y repartir por encima la fruta. Agregar un poco más de azúcar si se desea.

Hornear durante unos 25-30 minutos, hasta que veamos que está cuajada la superficie y las paredes se despegan de molde con facilidad. Esperar unos minutos fuera del horno antes de servir. Guardar lo que sobre bien tapado en la nevera.

---

Os leo desde Murcia ya en agosto, ¡pasadlo bien!

11 julio, 2014

Galletas sanísimas de plátano y avena {hemc #62: plátano}

El elfo, que lo de madrugar lo ha llevado siempre tremendamente mal*, se levantó el jueves pasado a las 3.30 am Pero claro, sarna con gusto no pica - siempre me ha encantado esta expresión, creo que me trae recuerdos de la infancia pero no tengo claro su origen exacto - y es que tenía que coger un avión a las 6 am rumbo a Italia. Es uno de sus "viajes frikis" con muñequitos, como los llama su madre. Yo, obviamente, me volví a dormir, que me gusta madrugar pero no soy tan tonta :P.

* Es de los que se ponen la alarma unos 45 minutos antes de tener que levantarse, sonando cada 10 minutos, porque eso de estar en marcha nada más abrir el ojo no va con él. De hecho, muchas veces se pasa casi 1 hora remoloneando y tengo que ir a darle un toque. No sé cómo no llega tarde al trabajo cuando no estoy en casa. 

 
Banana oatmeal healthy 
cookies


Así que estoy este fin de semana sola en casa pero me viene muy bien para dejar varios acabos atados antes de irme preparando para agosto, que si todo va bien lo pasaré entero en Murcia. Este año no podemos hacer ningún viaje, quizá alguna escapada más tarde... Pero bueno, lo que me apetece es volver a la tierra - por mucho que la critique - y desconectar unas semanas con la familia y los amigos de allí.

Banana oatmeal healthy cookies


Se nos avecina una ola de calor la semana que viene y ya me hecho a temblar, pero por el momento estoy contenta con el verano madrileño. Nada insoportable, al contrario, a veces el fresco mañanero me ha dado frío y todo de más! Qué gusto :). Así sí que se puede seguir encendiendo el horno, como ahora mismo que tengo un maravilloso pan que ya huele a gloria. Mi masa madre parece que también lleva bien el verano, estaba muy contenta esta mañana.

Banana oatmeal healthy cookies


A pesar de no hacer todavía tanto calor, se nota que la fruta y la verdura maduran y se estropean antes. Lo notamos sobre todo en los plátanos, que ahora tengo que comprar en dos tandas para que aguanten bien toda la semana. Eso sí, recordad que si se ponen algo pochos son ideales para hornear con ellos; ¡cuanto más negros más dulces serán!

hemc #62 - El plátano.


El hemc de este mes tiene por tanto un tema estupendo para dar salida a los plátanos que se nos hayan pasado un poco. Es el tema elegido por Cristina de LeBonVivant y yo he querido participar con una receta facilísima-sanísima-riquísima. Galletas con dos ingredientes! Bueno, con un plus que puede ser opcional y a gusto del comensal ;)

Banana oatmeal healthy cookies


Recetas sanísimas de plátano y avena
Cómo hacer galletas con 2 ingredientes:

- 285 g de plátano maduro (pesado pelado)
- 125 g de copos de avena (a ojo es el mismo volumen, no peso, de ambos ingredientes)

Ingredientes opcionales:

- una pizca de sal
- uvas pasas, arándanos deshidratados, chips de chocolate, coco rallado, frutos secos picados, canela, vainilla...

Precalentar el horno a 180ºC y preparar una bandeja.

Pelar los plátanos con cuidado de no desperdiciar su jugosa y blandita carne. Trocearlos y colocarlos en un cuenco. Machacarlos groseramente con un tenedor y añadir los copos de avena. Mezclar todo bien hasta formar una masa homogénea.

En este momento podemos hornear las galletas o añadir ingredientes al gusto. Un toque de canela molida, una pizquita de sal y unas uvas pasas o de corinto le van muy bien. Tomar porciones más o menos iguales con una cucharilla y distribuirlas en la bandeja. Podemos darles forma más redondeada con las manos humedecidas. 

Hornear durante unos 8-14 minutos, dependiendo del tamaño, hasta que estén doradas al gusto.Esperar un par de minutos fuera del horno, colocarlas sobre una rejilla y dejar enfriar completamente. Aunque reconozco que un poquito calentitas están muy ricas.
Es mejor guardarlas en un recipiente hermético tapado con papel de cocina para la humedad, y dentro de la nevera, por el calor de estos días.

Banana oatmeal healthy 
cookies


¡Que tengáis un buen fin de semana!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips