20 mayo, 2015

Probando YoComoBien, sistema de menús a domicilio de ingredientes y recetas

Acabo de ejercer mi derecho a voto -por correo- y os aseguro que no ha sido nada fácil decidir qué meter en cada sobre. Alea jacta est, no sé qué nos espera el lunes que viene pero ojalá las cosas empiecen a mejorar de verdad, para todos.
Hoy quería compartir mis impresiones sobre YoComoBien y su sistema de menús a domicilio, pues me ofrecieron probar uno de sus paquetes semanales sin ningún compromiso y la verdad es que he quedado muy contenta con la experiencia.

yocomobien1

La idea de partida de YoComoBien es sencilla: faclitar la, a veces difícil, tarea de planificar las comidas/cenas de la semana con buenos ingredientes, menús equilibrados y platos ricos que no resulten aburridos. Creo que su servicio está especialmente indicado para personas que tienen pocos conocimientos de cocina, que todavía no saben cómo organizar sus rutinas para tener una buena despensa, que no tienen tiempo entre semana o que quieren comer de una manera más saludable. No es la única iniciativa de este estilo que ha surgido en los últimos años, y la verdad es que me alegro de que sus proyectos salgan adelante y estén haciéndose un hueco entre la población que agradece este tipo de ayudas a la hora de cocinar en casa.

yocomobien3

En YoComoBien cuentan con profesinales de la cocina y nutrición que elaboran diferentes menús con recetas variadas, procurando usar ingredientes de temporada y apostando, lo máximo posible, por el producto fresco. En su página web se pueden elegir entre varias cestas diferentes (Menú Casero, Menú Dieta, de Bolsillo...), con su número de comensales bien indicado. El cliente recibe en su casa todos los ingredientes necesarios para preparar las recetas de cada menú semanal, salvo los básicos esenciales como la sal o el aceite, que normalmente todo el mundo tiene en su despensa.

Los productos se acompañan de un recetario para preparar cada plato, con su contenido nutricional correspondiente y consejos para cocinar y almacenar cada ingrediente. También se dan consejos sobre qué cocinar antes, cómo congelar el producto si nos hiciera falta, y qué hacer con las posibles sobras, aunque las cantidades están en general muy bien medidas.

Yo recibí un menú de prueba sorpresa y la verdad es que me encantó, todos los platos pudimos probarlos tanto el elfo como yo :). Entre los productos frescos recibimos caballas bien limpias, pechuga de pollo, alitas marinadas, algo de fruta, patatas, verduras, bolsas de ensalada y huevos camperos. Además, ingredientes de despensa como pasta, arroz o tomate frito, todo de buenas marcas. Incluso almendras ya fritas en un botecito con el que tuve que hacer grandes esfuerzos de no devorarlo al verlo -me pirran las almendras fritas, qué peligro-.

yocomobien2

Las recetas sugeridas no son el culmen de la creatividad gastronómica pero tampoco lo pretenden, y en cualquier caso no son platos aburridos o sosos. La idea es ofrecer ideas algo distintas a lo que uno suele preparar en casa, sin recurrir a ingredientes raros ni complicarse la vida en la cocina. Por ejemplo, la caballa cocinada en el horno con una picada de ajo, pan perejil, pan rallado y un poco de aceite, acompañada de ensalada, es un plato fresco, sano y bien rico para comer o cenar cualquier día de la semana.

yocomobien4

Para personas que necesitan un empujoncito en esto de la cocina casera equilibrada, o para ocasiones puntales en las que no tenemos tiempo de nada en casa, sistemas como el de YoComoBien me parecen la solución ideal. El envío funcionó además sin problemas, llegando el mensajero muy puntual y todo en perfecto estado, con buena calidad de los ingredientes. Da gusto probar iniciativas emprendedoras como esta que además de partir de una buena idea, funcionan bien de verdad :).
¿Qué os parecen este tipo de servicios? ¿Habéis probado algo parecido alguna vez?

yocomobien5

Muchas gracias a YoComoBien por ofrecerme probar sus productos. Esta es mi opinión completamente libre sobre su servicio basada personalmente en mi experiencia.
15 mayo, 2015

Calabaza al ajo negro - Veranos adelantados no, gracias

Creo que nunca he tenido menos morriña de casa que estos últimos días, viendo hasta dónde ha llegado las temperaturas en el sureste peninsular. Acabo de hablar con mi madre -típica conversacón pre-fin de semana, en la que no hablamos de nada pero nos tiramos como mínimo 30 minutos al aparato- y me ha relatado la jornada infernal de ayer. Aquí también hemos tenido calor, pero conociendo el horror de otras zonas como que se ha llevado mejor -mal de muchos, consuelo de tontos-.

Black garlic pumpkin squash

El caso es que este verano adelantado me ha sentado fatal, estoy durmiendo poco, mal y voy todo el día con un bajón de energía y ganas que ha disminuido drásticamente mi productividad. Quería compartir con vosotros varias cosicas estas semanas, pero me temo que el ritmo de publicación se ha visto seriamente perjudicado. Menos mal que tengo algunas recetas rápidas y fáciles preparadas para que el pobre blog no entre en un letargo pre estival.

Hoy es San Isidro Labrador, patrón de los madrileños, y no me acostumbro a este día festivo en medio de mayo. En cualquier caso va a ser un fin de semana fuera de lo normal, con los suegros en Alemania -los niños gemelos de la prima del elfo, que viven en Frankfurt, cumplen años hoy, con fiesta Star Wars en la que habrá presencia de galletas mías-, y una boda que tenemos mañana. Va a ser muy raro, es mi primera boda en la que no conozco a nadie. Pero bueno, ya veremos qué tal es la experiencia, sin familiares chispados a los que dar mil besos y contar cómo va tu vida.

Black garlic pumpkin squash

Ya deberíais saber que yo como calabaza todo el año, pues la cosecha de finales de verano aguanta en la despensa hasta la temporada siguiente. Además de dulces me encanta en salado, y a pesar de que los platos más de cuchara son mis favoritos, pronto la usaré en ensaladas y salteados más frescos. Un día se me ocurrió combinarla con ajo negro y el resultado me encantó. Ya he repetido este plato varias veces, como guarnición y como plato único acompañado de huevo escalfado y buen pan.

Calabaza al ajo negro
Receta ideada por mí
Ingredientes para 2-4 raciones

- 1 calabaza tipo butternut mediana
- 1 cebolla dulce
- 4-5 cucharadas de tomate en conserva casero o tomate troceado
- 3-4 dientes de ajo negro
- unas semillas de cilantro, comino y mostaza, al gusto
- un vaso mediano de vino blanco
- 1/2 cucharadita de vinagre balsámico
- 1/2 cucharadita de salsa Worcestershire
- pimentón dulce
- pimienta negra
- sal
- aceite de oliva virgen extra
- 1 cucharada de levadura de ceveza en copos
- perejil o cilantro fresco

Pelar la calabaza usando un pelaverduras, abrir y retirar las semillas. Cortar en cubos más o menos del mismo tamaño y reservar. Picar la cebolla en piezas pequeñas y trocear el ajo negro.

Calentar las semillas en una cazuela sin aceite hasta que suelten su aroma, con cuidado de que no se quemen. Añadir un poco de aceite de oliva y añadir la cebolla. Pochar a fuego suave hasta que esté transparente, con una pizca de sal.

Incorporar el tomate, dar unas vueltas y añadir el ajo negro, chafándolo bien con la cuchara. Agregar la calabaza, regar con el vino y remover bien. Cocinar a fuego medio unos minutos, hasta que la calabaza empiece a estar tierna. Si estuviera muy seco, añadir agua o caldo.

Agregar el vinagre balsámico, la salsa Worcestershire, el pimentón y el comino. Mezclar y tapar. Dejar cocinar a fuego suave hasta que la calabaza esté en el punto deseado, mejor blandita, que se deshaga al presionar ligeramente.

Servir con la levadura de cerveza y perejil o cilantro fresco picado al gusto. Una cucharada de yogur natural o queso fresco también le va de perlas.

Black garlic pumpkin squash

¡Buen fin de semana!

05 mayo, 2015

Ensalada de calabacín a la plancha y Ruta por la Senda (Chorrera) del Hornillo

El fin de semana de mi casi congelación fue bastante completo, ya que ese sábado conseguí que el elfo no se apuntara a ningún torneo de Magic para hacer una pequeña excursión en la sierra de Madrid. Y es que parece mentira, pero a pocos minutos de este ajetreo urbano que es la capital tenemos rincones naturales preciosos, y me he propuesto ir descubriéndolos poco a poco. La ruta de la Senda del Hornillo es perfecta para una mañana en plena naturaleza, no es larga y el paisaje merece mucho la pena. Aprovechamos para almorzar por allí y yo inauguré la temporada oficial de ensaladas con una ensalada de calabacín a la plancha, sencilla pero deliciosa.

Ruta Senda del Hornillo - Madrid

En menos de una hora desde casa llegamos al pequeño aparcamiento donde se sitúa el inicio de la ruta, en un paraje fantástico alejado de grandes núcleos urbanos. Hay que pasar El Escorial y subir y bajar un poco por carreteras llenas de curvas, atravesando algunos pueblos, y el trayecto también merece la pena. Las vistas de El Escorial desde algunos puntos del camino son espectaculares.

Se trata de una senda situada en el término de Santa María de la Alameda, que arranca desde el puente del río Aceña. En este río confluye el arroyo del Hornillo, que es el que da nombre a la ruta y el compañero que nos guiará por gran parte de la senda.

Ruta Senda del Hornillo - Madrid

El aparcamiento no es muy grande y cuando llegamos ya estaba casi lleno, aunque luego apenas nos cruzamos con una familia y una pareja de senderistas durante la ruta. La zona ofrece otros paseos y sendas en los alrededores, y probablemente volvamos a explorar mucho más, incluyendo una visita al pueblo que nos faltó en esta ocasión. Junto al aparcamiento hay una zona de picnic con mesas de madera y una escuela de pesca y protección medioambiental, cerrado ese día.

Ruta Senda del Hornillo - Madrid

La ruta arranca desde allí siguiendo una senda forestal cerrada con una barrera para vehículos, adentrándose primero en el bosque, y siguiendo el curso del arroyo. Es un placer caminar entre árboles y vegetación escuchando el sonido del agua meclándose con el de los pájaros, y la verdad es que no me había dado cuenta de lo mucho que lo echaba de menos. Hay que escaparse a la naturaleza más a menudo, y aprovechar los recursos que nos ofrece el lugar donde vivimos.

Ruta Senda del Hornillo - Madrid

El sendero es fácil de seguir, subiendo poco a poco a medida que seguimos el arroyo. Hay que cruzar el agua en las zonas habilitadas, hasta que llegamos a la Chorrera propiamente dicha. Un salto de agua en forma de bonita cascada y una zona donde se forman pozas de aguas más tranquilas entre rocas. ¡Cómo relaja contemplar el curso del arroyo!

Ruta por la Senda del Hornillo

Ruta Senda del Hornillo - Madrid

Más adelante el sendero deja el arroyo para atravesar un claro con forma de pradera antes de empezar la ascensión más pronunciada de todo el camino. Es un tramo más intenso pero corto, y las vistas desde arriba son muy bonitas. A 1380 metros se puede ver todo el paisaje que nos rodea, con un mirador que incluye un cartel explicativo de la zona.

Ruta Senda del Hornillo - Madrid

La bajada es bastante pronunciada y algo incómoda en algunos tramos, pero también tiene su encanto. Una vez abajo el paisaje vuelve a cambiar, pasamos una pequeña granja con ganado -me acordé mucho de Suiza en esta zona- y seguimos el camino ya más acondicionado para volver al punto de partida.

Ruta Senda del Hornillo - Madrid

Ruta Senda del Hornillo - Madrid

Me gustó la ruta por ser sencilla, ideal para principiantes y familias, pero también variada. El paisaje va cambiando en cada zona y el camino nunca permanece igual, evitando la monotonía en el paseo. Que sea una senda circular es otro punto a favor, ya que no me gusta tener que volver por el mismo camino, y en unas dos horas se puede haber completado. Aunque tampoco hay que tener prisa, merece la pena detenerse de vez en cuando a disfrutar del entorno y de las vistas.

Ruta Senda del Hornillo - Madrid

Ruta Senda del Hornillo - Madrid

Para el almuerzo-picnic aprovechamos mi preciosa Snailbag, y ya he podido comprobar que es muy cómoda de transportar. Preparé una coca integral (pronto la receta), una ensalada de tomates variados para compartir, y otra de calabacín que devoré yo sola porque el elfo no puede con esta hortaliza. Os pongo la receta un poco a ojo porque me encantó la mezcla de sabores, y creo que es ideal para llevar en tupper o como guarnición en una comida al aire libre, barbacoa o similar.

Ruta Senda del Hornillo - Madrid

Receta de ensalada de calabacín a la plancha
Ingredientes a ojo para unas 2 personas

- 2 calabacines medianos
- 3-4 anchoas en aceite de oliva
- 1 cucharadita de alcaparras
- tomillo y/o romero
- 1 puñado de perejil fresco
- 1 limón
- pimienta negra
- aceite de oliva virgen extra

Lavar bien los calabacines y cortar en rodajas de algo menos de un dedo de grosor. Pintar con aceite de oliva una plancha o parrilla y cocinarlo en tandas hasta que esté bien dorado por ambas caras, al gusto. Disponer en una fuente o plato y añadir tomillo/romero y pimienta negra al gusto.

Trocear/picar a cuchillo, groseramente, las anchoas escurridas con las alcaparras y el perejil. Incorporar al calabacín, agregar zumo de limón y aceite de oliva, y mezclar todo bien. Mejor servir a temperatura ambiente, dejándolo atemperar fuera de la nevera si lo preparamos con antelación.

Ruta Senda del Hornillo - Madrid

A ver si organizamos más excursiones así ahora que hace buen tiempo :). Y vosotros, ¿sois aficionados a las rutas por la naturaleza? ¿Os gusta comer de picnic?
30 abril, 2015

Apfel Omeletten - El crêpe que no es un crêpe

Esta receta de Apfel Omeletten puede sonar exótica, pero que el alemán no os lleve a engaño. Es uno de esos platos simples, humildes y familiares que tanto me gustan, una vez más de la mano de mi padre. Está pasado por mi filtro personal, claro, su versión es más consistente y lleva años y años de experiencia detrás. Pero ahora que vivo lejos del nido paternal me gusta reincorporar a mi día a día este tipo de recetas con las que he crecido.

¿No os encantan las tormentas de primavera? En realidad las de verano molan mucho más, pero cada año son más escasas, la verdad. El caso es que el domingo pasado a Madrid le tocó el temporal que atravesó el país, y yo, por supuesto, la tenía que aprovechar. La compra mañanera en el mercadillo sólo fue un poco húmeda, aunque llovió más mientras yo estaba poniendo patas arriba la cocina envasando mermelada de fresas. Por la tarde me puse a trabajar un poco con el portátil, y, para mi disgusto, el cielo se abrió un poco. Pero era todo una ilusión.

Apfel Omeletten

Me dispuse a salir a correr un poco y justo en ese momento, zas, ¡tormentón! Al principio empecé feliz, luego me congelé, después maldecí las calles por crearse charcos enormes imposibles de evitar, y más tarde pasé de todo y me rendí ante el agua. Ya entrada en calor, disfruté mucho, la verdad. El problema llegó al volver, cuando quise entrar en casa y me di cuenta de que tenía las manos congeladísimas, hasta el punto de que no conseguía usar las llaves para abrir la puerta O_o. En serio, me asusté y todo, los dedos no me respondían! Menos mal que llegó un vecino y me abrió. Luego el elfo me tuvo que ayudar a quitarme la ropa empapada, y por fin una ducha calentita me devolvió al mundo de los vivos. Pero bueno, fue divertido ^^U.

Volviendo a la receta, tengo que hacer una aclaración. "Omeletten" es como llaman muchos suizos a los crêpes (no sé si es en toda la suiza germanoparlante, hablo por mi familia), y sí, la palabra se parece sospechosamente a "omelette", que es la tortilla francesa.
Mi padre cocina poco, pero tiene varios platos fijos en su repertorio que tienen un algo especial. Recuerdo que el día que decidía hacer Omeletten, normalmente en fin de semana o festivo, los peques nos emocionábamos. Cenábamos crêpes salados sin saber aún qué eran los crêpes, pero como mi padre los llamaba por el término suizo, para nosotros eran "omlets". Años más tarde salí de mi error ingenuo.

Apfel Omeletten

La versión en forma de Apfel Omeletten es un plato muy humilde que preparaba mi abuela, y que a mi padre le encanta. Se mezclan a ojo huevos, leche, algo de harina y azúcar, con manzana troceada, y se hace un mejunje en la sartén. Se parece al Kaiserschmarrn austriaco, porque la masa del crêpe se trocea con la espátula a medida que se cocina. Mi versión es para una ración ligera y va cargada de canela, por eso tiene el color más oscurito.
Y aquí se acaba la historia de este plato tan simple :).

Apfel Omeletten
Receta de mi abuela tuneada por mi padre tuneada por mí
Ingredientes para 1 persona

- 1 huevo L
- 50 ml de leche (de vaca, de almendra, de soja, sin lactosa...)
- 20 g de harina
- 1 pizquita de sal
- 1 pizca de levadura química
- 1 cucharadita colmada de azúcar moreno
- canela al gusto
- 1 poco de mantequilla o aceite para la sartén
- 1 manzana pequeña o media
- opcional: pasas u otra fruta

Tan sólo hay que mezclar los ingredientes secos, batir el huevo con la leche, y mezclar todo con unas varillas hasta que no haya grumos. Se deja reposar una media hora y se calienta un poco de mantequilla o aceite en una sartén antiadherente.

Echar la masa como si hiciéramos un crêpe, dejándola más o menos gruesa. Añadir la manzana pelada y troceada, canela al gusto y remover. Hay que romper la masa y dejar que se cocine bien con la fruta, a fuego suave. Si sois unos adictos a la canela como yo, echad un poco más a la hora de servir.

Apfel Omeletten

Espero que disfrutéis del falso puente! Y digo falso, porque un sólo día de fiesta ni es puente ni es nada, por mucho que se junte con el fin de semana. Además, el día 2, festivo en Madrid, cae sábado y eso es una estafa.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...